Saltar al contenido
Librosymas.site

La bibliotecaria de Auschwitz

Antonio G. Iturbe


¿Os imagináis un lugar donde los libros están prohibidos? ¿Donde ser bibliotecaria supone como castigo el ser fusilada? No se trata de imaginar, pues ese lugar existió en la realidad y seguro que habéis escuchado hablar de él: Auschwitz.

Leyendo La bibliotecaria de Auschwitz podréis percibir el horror de este lugar a través de los cinco sentidos (el olor nauseabundo de los barracones, la sensación de picor de las chinches y piojos, la música terrorífica silbada por Mengele, la insípida sopa aguada, la visión en forma de esqueletos que anuncia la muerte … )No obstante, esta también es una historia de esperanzas, de confianza en la humanidad… La viviréis a través de Dita, una joven fuerte y valiente, a pesar de su delgadez y sufrimientos, que cumple su misión de lucha contra la barbarie nazi.

dita krausová - La bibliotecaria de Auschwitz
Fotografía de Dita Krausová

Los libros y las clases clandestinas dentro del campo de concentración son las armas con las que luchan los judíos. Los libros eran considerados peligrosos por los nazis porque hacían pensar a la gente, y por ello estaban completamente prohibidos. En las páginas de esta novela de Antonio G. Iturbe, viviréis la tensión de ser descubiertos, también la acción e intriga por los intentos de huida del campo de concentración (algunos con éxito)… Pero, sobre todo, será una historia que os haga pensar sobre la barbarie humana, la intransigencia…, porque, ya lo descubriréis al final, es una historia real, con personajes reales, cuya pista podréis seguir en el epílogo.

Aquí os dejo un fragmento:

Auschwitz-Birkenau, enero de 1944.
Esos oficiales, que visten de negro y miran la muerte con la indiferencia de los enterradores, ignoran que, sobre ese fango oscuro en el que se hunde todo, Alfred Hirsch ha levantado una escuela. Ellos no lo saben, y es preciso que no lo sepan. En Auschwitz la vida humana vale menos que nada; tiene tan poco valor que ya ni siquiera se fusila a nadie porque una bala es más valiosa que un hombre. Hay cámaras comunitarias donde se usa gas Zyklon porque abarata costes y con un solo bidón puede matarse a centenares de personas. La muerte se ha convertido en una industria que sólo es rentable si se trabaja al por mayor.

En el cobertizo de madera, las aulas no son más que corrillos apretujados de taburetes. Las paredes no existen, las pizarras son invisibles, y los maestros trazan en el aire triángulos isósceles, acentos circunflejos y hasta el recorrido de los ríos de Europa con solo agitar las manos (…)

No importa cuántos colegios cierren los nazis, les contestaba Hirsch. Cada vez que alguien se detenga en una esquina a contar algo y unos niños se sienten a su alrededor a escuchar, allí se habrá fundado una escuela.

La puerta del barracón se abre bruscamente y Jakopek, el asistente de vigilancia, corre hacia el cuarto del jefe de bloque, Hirsch. Desde su rincón, Dita Adlerova mira hipnóticamente las minúsculas motas de barro.

¡Seis, seis, seis!Es la señal que indica la llegada de guardias de las SS al bloque 31, y se organiza un revuelo de murmullos en todo el barracón…

La bibliotecaria de Auschwitz